Historia

Willem-Jan HolsboerLos inicios

La red comenzó a construirse en 1883. Fue un holandés, Willem Jan Holsboer, propietario de un hotel en Davos que tomó la primera iniciativa. Su idea era enlazar la estación de Landquart con Davos a través del ferrocarril.

Todo comenzó con la enfermedad de su primera esposa, Margaret Newell Jones, que padecía una enfermedad pulmonar grave. Holsboer se casó con ella en 1965, cuando trabajaba de director adjunto en una sucursal del Twentsche Bank.

Curhaus Spengler-Holsboer

Holsboer viajó con su mujer enferma y el viaje que les llevó en su última etapa se convirtió en interminable, ya que desde la estación de Landquart hasta llegar a Davos, tardaron siete horas de camino. Seguramente entonces pensó en que sería bueno tener una línea de ferrocarril para hacer esos kilómetros de una forma más rápida. En 1867 Margaret enfermó más, y fueron a visitar al médico Alexander Spengler, que acababa de construir la "Davoser Kurhaus". A pesar de los cuidados que recibió, Margaretha Holsboer murió, aunque Wilhem se hizo amigo de Spengler y fue co-fundador del balneario que se inauguró en 1868.

Holsboer continuó viviendo en Suiza y se volvió a casar con Ursula Büsch, con la que tuvo siete hijos. Como fue muy emprendedor, aparte de varios balnearios, comenzó a vislumbrar la posibilidad de unir Davos con Landquart a traves de Klosters, aunque no era posible hacerlo con ferrocarril convencional, por lo que se cambió el esquema y se rehicieron los planos para utilizar una vía más estrecha, en este caso métrica, en la que las curvas no fueran un impedimento para serpentear por los valles del cantón de Grisones.


Ferrocarril de Landquart a Davos

LDLa línea que unió en un principio Landquart y Davos, también llamada Davoser o Prättigaulinie se fundó en 1888 como Landquart-Davos AG (LD). Descartado el tren convencional, originalmente se quería crear con un tren de cremallera para superar las fuertes pendientes del valle, y se discutió una variante con tres trazados. Se eligió finalmente la variante de adherencia que pasaba por Klosters. El primer ingeniero jefe de la línea fue Achilles Schucan, que más tarde fue director hasta el año 1909.

La ceremonia de inauguración tuvo lugar el 29 de junio de 1888. Ya en 1889 la sección de Landquart a Klosters ya estaba terminada, y ocho meses más tarde se abrió definitivamente la línea hasta Davos-Platz.

Holsboer además tuvo el ideario de expandir el ferrocarril por aquella región, por lo que en 1895 el Landquart-Davos AG cambió su nombre por Ferrocarril rético (Rhätische Bahn).

En el año 1897, después de un referéndum, el ferrocarril rético se convirtió en el Bundnerische Staatsbahn o empresa estatal.


Extensión del ferrocarril rético

Acción de la RhBEn 1896 se abre al tráfico el trayecto entre Landquart, CoiraThusis. Era una línea que en parte iba paralela entre Landquart y Coira a la del ferrocarril convencional.

En 1903 se abre al tráfico la línea del Albula, que lleva desde  a través de Thusis, Tiefencastel, Filisur y Samedan a Celerina, considerada en la actualidad como una auténtica obra de ingeniería, en la que conviven puentes y túneles al unísono, pasando de los 657 metros sobre el nivel del mar en Thusis a los 1775 de St. Moritz, en poco más de 100 km.

En 1904 se abre al tráfico la extensión entre Celerina y la estación de esqui de St. Moritz, situada ya en la Alta Engadina.

En 1904 se abre al tráfico la línea de la Ruinaulta, que parte de la estación de Reichenau-Tamins, en la desembocadura del Rhin Anterior y el Rhin Posterior, hasta Ilanz, y es la línea dónde las estaciones distan más de las poblaciones por seguir el curso del río.

Entre 1907-1910 se construyó el edificio administrativo del ferrocarril rético en un estilo típico de los Grisones en Chur, en la Bahnhofstrasse, y se colocó bajo la protección del patrimonio cantonal.

En 1908 se abre al tráfico la línea de Pontresina a Samedan, un pequeño trayecto que lleva a otra estación de esqui de la Alta Engadina.

En 1909 se abre al tráfico la línea que continuaba la del Prättigau desde Davos a Filisur, uniéndose así a la línea del Albula que ya estaba en servicio.

En 1912 se abre al tráfico la línea de Ilanz a  Disentis, el centro de la cultura romanche de los Grisones, gracias a la perpetuación cultural que realizó su abadía benedictina.

En 1913 se abre al tráfico la línea de Bever por Zernez a Scuol, o línea de la Baja Engadina.


 

Español